MEMORIAL LUIS CARLOS SANTOS RODA
GIJÓN NOVIEMBRE DE 1994

Conferenciante: Joaquín Muñiz González

ESTRATEGIAS PEDAGÓGICAS PARA LA COMPETICIÓN
La utilización de la competición en el Tai-Jitsu y en general en el deporte goza de cierta controversia. Hay algunos con posturas muy radicales que manifiestan que lo mejor es erradicarla del deporte. La situación competitiva, por definición es un elemento esencial. Se debe considerar la competición como un elemento más del proceso educativo integral de las personas, pero esto si, debe incluirse de forma progresiva y gradual, que podrá con el tiempo desembocar en una práctica deportiva competitiva, con una exigencia de rendimiento. Llegado este punto, es responsabilidad del individuo el decidir a que niveles de competición quiere implicarse.

Vemos en los mismos juegos infantiles espontáneos y también en los institucionalizados por los mismos niños, al ser pasados estos de generación en generación, (las canicas, el cascayu, etc.) la aparición de reglas encaminadas a dilucidar cual es mejor. Vemos que aparece de forma espontánea la competición entre niños. Por lo tanto el aspecto lúdico-competitivo, es un elemento desde siempre en el proceso natural de interacción social del niño, y por tanto no puede ser ignorado, ni rechazado dentro de un correcto planteamiento didáctico-pedagógico.

El fenómeno deportivo, es en parte la expresión adulta de este fenómeno que ya se manifiesta desde la infancia. Los jóvenes y adultos tienen el derecho a practicar deporte como los niños lo tienen al juego.

Sin embargo una excesiva especialización puede restar al deporte y a los planteamientos competitivos su valor educativo. La competición contiene una serie de valores positivos. En la competición por parejas está fuertemente involucrado el principio de solidaridad y cooperación. Es un reconocimiento de la necesidad que tenemos unos de otros.

La competición es un instrumento a través del cual el individuo aprende a someterse a unas reglas aceptadas, y a valorar el significado de las mismas de cara a un entendimiento básico. (Perder de sus ventajas).

Los encuentros competitivos proporcionan una ocasión inestimable al individuo par auto valorarse en una serie de aspectos y poder conocer mejor así tanto sus posibilidades como sus limitaciones.

La competición es un elemento educativo muy valioso no sólo por lo que puede tener de preparación y de mejora en la práctica deportiva, sino por el binomio competición-cooperación, que se encuentra en la base de la vida misma del hombre como individuo, por lo tanto debe ser incluido en todo planteamiento didáctico de la educación deportiva.

Sin embargo debe estar de acuerdo con unos criterios de progresión a la hora de otorgarle una importancia. Primero será el lograr hacer algo (preparar la competición y participar), después lograr hacerlo mejor que otros, sin importar mucho el puesto, y por último el predominio de nuestras actuaciones sobre los demás. (Kumite, competición). (Técnica, cooperación-competición).

Actuaciones pedagógicas frente a las didácticas:
Tras lo anteriormente expuesto debemos partir de que la competición igual que el deporte no es buena por si misma, sino que la misma depende del uso, aplicación y enfoque que de la misma hagamos.

Son muchos los valores pedagógicos educativos que del mismo se derivan, como medio perfeccionador de los individuos. Se puede decir que la competición ayuda al hombre al mejor desarrollo de sus capacidades personales y sociales ya que:
- favorece la disciplina,
- favorece el control,
- aumenta el hábito de esfuerzo,
- capacidad de superación de si mismo,
- aceptación de las propias limitaciones (aceptarse y conocerse mejor),
- colaboración en equipo,
- valores de juego limpio,
- respeto por el adversario,
- aprendizaje al "saber perder",
- propiciar la participación activa,
- marcarse objetivos realistas.

En cuanto a la capacidad de superación de si mismo, es una constante a lo largo de la práctica. Vamos marcándonos objetivos y una vez logrados, proponemos otros de más alto nivel. Si los alumnos ven imposible conseguir una meta se desalienta. Por ello es importante hacerles comprender que se superen día a día superando sus propias limitaciones y que el hecho de superarlas es el éxito en si mismo y no el llegar a tal o cual puesto, meta o nivel.

Sobre los valores de juego limpio, trataremos de inculcar a los practicantes la ilusión por ganar, pero no a cualquier precio. Debemos actuar con rigor y no dejarnos llevar por nuestras ganas de ganar, no invitarles a realizar actos prohibidos, cuando no les ve el árbitro. No cambiar fechas de nacimiento, pesos, ni si quiera en las competiciones no oficiales. Transmitir respeto por las normas y por los árbitros, así como por sus decisiones, aunque hayan cometido error hacerles ver que el error arbitral nunca es intencionado y que unas veces nos perjudica y otras nos favorece. Se debe tratar de conseguir que la competición sea una experiencia positiva.

OBJETIVOS DE LA COMPETICIÓN EN TAI-JITSU
- Objetivos generales que pretendemos con la práctica deportiva y del tai-jitsu en particular.
1. Formar parte del proceso educativo del niño.
2. Formación integral de personas.
3. Alcanzar el dominio de destrezas deportivas y mejorar la salud.
4. Generar auto confianza.
5. Aumentar la capacidad de esfuerzo.
6. Focalización de la atención en lo más relevante.
7. Interés por la superación personal.
8. Cuidado del cuerpo e higiene como medio preventivo de la salud física.
9. Mejora importante de la coordinación motora.
10. Incremento de las cualidades motrices (fuerza, velocidad, flexibilidad, etc.)
11. Desarrollo de las habilidades perceptivas.
12. Que se lo pasen bien, el aprender que sea como un juego.
13. Desarrollar y mejorar las aptitudes cognitivas (procesamiento de la información).

- Objetivos mas importantes de la competición en el tai-jitsu:
1. Un interesante reto a conseguir - no necesariamente quedar primero -
2. Marcarse objetivos realizables.
3. Desarrollar las destrezas psicológicas de liderazgo como competitividad, capacidad de cooperación, deportividad, autorrealización personal, aumentar la auto confianza.
4. Formación del carácter a partir de los parámetros anteriores.
5. Es una actividad social, donde hacer nuevos amigos y divertirse con los contrincantes.
6. Con la filosofía "ganarlo es todo", pueden perder la oportunidad de desarrollar sus destrezas, disfrutar con la participación y formarse como personas. El éxito no es sinónimo de ganar y el fracaso no es lo mismo que perder. La clase de éxito más importante se deriva de hacer todo lo posible por ganar y esforzarse al máximo. Se tiene un control incompleto sobre el resultado que se alcanza. Nunca son perdedores si han puesto el máximo esfuerzo por ganar. Esta filosofía puede y debe aplicarse a otras facetas de la vida, (estudios, trabajo, tareas domésticas, etc.). No confundir el deporte juvenil, de carácter educativo, y el profesional, de carácter empresarial y financiero. Nadie puede pedir más, que sean el mejor deportista que pueda y sepa ser.

Es habitual elogiar a un competidor que ganó un campeonato, pero es menos habitual elogiar a uno que lo intentó pero fracasó. Reforzar el esfuerzo gracias al cual han conseguido un mejor control y dominio de la técnica. Como entrenadores debemos exigir un esfuerzo total y esto es lo que debemos reforzar fundamentalmente durante los entrenamientos y sobre todo en la competición. Este tipo de reforzamiento no sólo sirve para recompensar el esfuerzo sino que es también un feedback de la conducta ejecutada.

Analizar con el competidor que características físicas, técnicas o psicológicas nos dieron la ventaja, e intentar analizar cuales fallaron en el adversario. Se debe favorecer la crítica personal y del grupo.

Sobre el respeto por el adversario no debemos hacer comentarios negativos sobre el adversario como profesores. Al adversario hay que verlo más que como tal, como a un compañero que forma parte de una misma familia deportiva, favorecer la relación con cenas, espichas, viajes en autobús conjuntos, etc..

En el aprendizaje al saber perder debemos analizar con el competidor el resultado de la actuación y como se desarrolló esta, de manera que sirva como una experiencia positiva para el aprendizaje y no se vea como una frustración por el fracaso, analizar objetivamente lo sucedido y sacar conclusiones útiles de cara al futuro.

Se deben de marcar unos objetivos realistas incluso por debajo de las posibilidades. No todos tienen que participar para quedar primeros, objetivos verdaderamente alcanzables, sobre todo objetivos de realización más que de resultado.

PAUTAS A TENER EN CUENTA
Edad para competir 9-10 años con carácter regional, 11-12 años con carácter nacional.
- establecer más categorías que no pasen de 2 años cada una.
- posibilitar la participación en el grupo inmediatamente superior pero no al revés.
- estudios demostraron, acerca del desarrollo motor de los niños que hasta la pubertad chicos y chicas pueden tener un rendimiento similar en el aprendizaje y ejecución de habilidades deportivas. (Comisión Americana de Pediatría 1981). A partir de aquí se puede mantener en la modalidad de técnica. (No contacto, voleibol, tenis,). Erradicar prejuicios pero no caer en dogmatismos de signo opuesto.
- no competir más de
· 1 vez por temporada infantiles,
· 2 veces por temporada cadetes, y
· 2 veces por temporada júnior y Senior,
en competiciones importantes.

Evitar hacer trampas, falsificar documentos. Ganar como sea. "En la mesa y en el juego se conoce al caballero".

En el juego se desnuda una persona, cuando ni siquiera en el juego, en la diversión una persona o un equipo no son capaces de ser limpios, significa que han dejado definitivamente de ser limpios. (Doparse, comprar árbitro, primar a jugadores para que se dejen perder). Si se busca el triunfo como sea, se vive el drama de tener que ganar.

Deporte educación: un modo de que el hombre se experimenta así mismo como capaz de esforzarse, de sudar, sin que importe el resultado, como gastador liberal de energías sin remuneración, un hombre que busca el triunfo, no a cualquier precio, pero a quien no importa la derrota. Un hombre capaz de vivir y actuar al margen de la ganancia.

Frente a un hombre sedentario, que ha perdido la necesidad de usar su aparato locomotor para vivir, con lo que se va convirtiendo en un parásito, que pesa, se fatiga, duele y tiene prematuros achaques.

Un estudio realizado con jóvenes demostró como Motivo para participar: divertirse, mejorar destrezas, hacer nuevas amistades, por la emoción, porque es excitante.

Actuación de "Piagmalón" o profecía cumplida. Un estudio realizado por Rosenthal Jacobson en 1968 demostró que las expectativas de los profesores funcionaban como profecías cumplidas, al impulsar una serie de actuaciones que tendrían como finalidad última el que las propias expectativas se cumpliesen (Contar esta historia comentada)

Joaquín Muñiz González.
Director Nacional de Tai-JItsu F.E.K.