Una Metodología Cognoscitiva para una táctica Natural e individual en las Artes Marciales como Defensa Personal

La Defensa Personal representa para el hombre, el volver a sus raíces, recuperando una serie de experiencias motrices básicas y decisivas en el conjunto de la supervivencia humana.

El presente trabajo es una propuesta pedagógica en esta línea, ya que en la sesión práctica, se realizará una sistematización sencilla pero importante de experiencias, abordadas con una perspectiva cognoscitivaglobal y totalizadora. En la sesión práctica, se presenta un método progresivo de las múltiples prácticas motrices que se generan en las sesiones de aprendizaje - entrenamiento de las situaciones de Defensa Personal.

Se presentan situaciones de valoración de posibilidades y circunstancias, entre dos seres enfrentados en un duelo intelectomotor cuyo objetivo final es reducir y controlar al adversario.

Son muchas las disciplinas que nos hablan de Defensa Personal, (karate, Judo, Tai-Jitsu, Hap-kido, Ju-Jitsu, etc), pero solo una, la metodología utilizada, basada fundamentalmente en asociar una respuesta a una situación. Procurando que el practicante acumule una o varias soluciones prefijadas ante una serie más o menos amplia de situaciones de agresión. Es lo que llamaríamos una metodología puramente Conductista, en la que el aprendiz, solo desarrolla e implica su sistema de ejecución motriz, olvidando totalmente el desarrollo de sus mecanismos perceptivos, de toma de decisión y de adaptación y control.

Esta metodología, que puede y es válida a la hora de dar los primeros pasos en el aprendizaje de la técnica, no lo es desde mi punto de vista, a la hora de desarrollar una táctica natural adaptada a cada uno de los practicantes. En la puesta en práctica o aplicación de esas técnicas, nos encontraremos múltiples variantes a las que deberemos saber adaptarnos y dar una respuesta rápida, eficaz e inteligente y en la que tiene que participar con iniciativa propia cada alumno, según su personalidad, espíritu, capacidad física, técnica y táctica, teniendo también en cuenta las variables propias de la agresión y del agresor.

Para ello propongo una nueva pedagogía y metodología en la enseñanza y práctica del karate, Tai-Jitsu y demás Artes Marciales, en su enfoque a la Defensa personal.

Esta Nueva Metodología, debe proporcionar al practicante, una participación activa en su aprendizaje y en su toma de decisiones, procurando unas situaciones de entrenamiento que dinamicen la reclamación de su ser como individuo que piensa, siente y actúa. A través de esta dinamización, cada alumno desarrollará su capacidad de adaptarse y de dar respuestas conocidas o nuevas a las diferentes situaciones que ante una situación cualquiera se le plantee.  Es imposible el estudio y memorización de todas las situaciones de agresión ante las cuales el ser humano se puede encontrar. Por otra parte sería imposible acceder a esa información de una manera, lo suficientemente  rápida, como para reaccionar en tiempo y forma  correcta.

Es por tanto necesario, crear en el alumno, una base psicomotriz rica en recursos, que le proporcionen la capacidad de reaccionar y de adaptarse de forma inteligente ante cualquier situación no estándar del duelo intelecto - motor.

Es un grave error, desde mi punto de vista, el relacionar respuestas fijas ante situaciones concretas. Las situaciones de agresión o problema motor a resolver, nunca se repite de la misma forma, ni la evolución de una técnica, produce siempre la misma reacción o situación en quien la recibe. Por eso no creo en las recetas de soluciones concretas.

Yo defiendo la versatilidad de la técnica, propiamente dicha para ser aplicada o adaptada a todas las situaciones. Del mismo modo resulta, que cada situación problema, puede ser resuelta de infinidad de formas diferentes. Esto nos da una amplia gama de posibilidades de resolución de problemas, con solo desarrollar en el alumno su capacidad de adaptarse en las fases iniciales y finales de la técnica, pues la parte principal de la misma, siempre será fija y sujeta a los principios físicos y biomecánicos fundamentales que la rigen.

Desde una óptica Cognoscitiva contribuiremos a crear luchadores más libres, capaces e inteligentes, táctica y estratégicamente, dotándoles de una táctica acorde con sus intereses morfológicos, psíquicos y motrices

ÁMBITOS DE LOS OBJETIVOS EDUCATIVOS
Cognoscitivo: Piensa. Proceso de la información
Afectivo: Siente. Sensaciones producidas por la situación
Psicomotor: Actua. Desencadenamiento de los programas motores

Toda persona responde como un todo que siente, piensa y actúa. Por ello, para seleccionar, establecer y lograr los objetivos de forma efectiva, se debe combinar el proceso mediante el cual se va adquiriendo el dominio del movimiento y el propósito que se persigue con el mismo.

Se debe combinar el proceso de aprendizaje con el propósito objeto del mismo, para establecer nuestros objetivos de enseñanza.

En cuanto a las metas educativas,  en el enfoque de la defensa personal, se deberá prestar atención al desarrollo de la habilidad motriz y al surgir de  la táctica natural e individualizada. Para ello se tendrán en cuenta los siguientes apartados:
· Desarrollo de la capacidad perceptivo motriz. Visual, auditiva, tactíl, kinestésica y cinestésica.

· Desarrollo de las habilidades y destrezas básicas propias de las actividades de lucha y combate. Acciones de Defensa Personal

· Desarrollo de la capacidad de utilización de las habilidades y destrezas básicas propias de las actividades de lucha y combate a situaciones cada vez más y más complejas de entorno cambiante y como aplicación en defensa personal.

· Desarrollo de de las habilidades y destrezas especificas de Defensa Personal, lucha y combate como proceso de adaptación y refinamiento de las habilidades básicas.

· Desarrollo de la capacidad de utilización eficiente y creativa de las habilidades específicas en su contexto de aplicación real.

· Desarrollo de la capacidad de componer y aplicar elementos motores conocidos creando respuestas motrices únicas en su globalidad.

· Desarrollo de la capacidad de aplicar cada una de las habilidades y destrezas específicas a diferentes situaciones o problemas.

· Desarrollo de la capacidad de aplicar varias habilidades y destrezas específicas a una misma situación o problema.

En definitiva se trata de conseguir un:
· Aumento de la eficiencia técnica
· Aumento de la eficiencia táctica estratégica
· Aumento de la eficiencia mecánica
· Equilibrio psíquico necesario para el afrontamiento de diferentes problemas o problemas nuevos

Como conclusión, cada individuo puede hallar un significado personal y una aplicación personalizada atendiendo a sus características morfológicas, físicas, de personalidad, etc, en definitiva adaptar el repertorio técnico conocido como una regulación externa pero teniendo en cuenta las condiciones internas y los factores personales que nos afectan a cada uno. Se trata por la tanto, de adaptar el Arte a cada situación concreta y a cada uno de nosotros, y no adaptarnos nosotros a el, algo que sería biológica y fisiológicamente imposible.

Joaquín Muñiz González
C.N. 5º Dan. Entrenador Nacional
Director Nacional de Tai-Jitsu. F.E.K.
Master en Alto Rendimiento Deportivo